policiales

Caso Bortot: condenaron a prisión perpetua a Rodríguez

Luego de 5 años y medio de la desaparición en la zona rural de Inriville de Mariela Bortot, la justicia condenó al autor del aberrante hecho a una pena de prisión perpetua. Juan Ramón Rodríguez (42) fue encontrado culpable de abuso sexual con acceso carnal y homicidio «criminis causa» con un veredicto dictado por unanimidad de los jurados populares y los jueces del tribunal.(Foto:Multimedios Corral)

En la jornada más extensa que tuvo el juicio por el crimen de Mariela Bortot fue condenado el único imputado en la causa. Los integrantes del jurado popular y los magistrados coincidieron en el veredicto para resolver la situación de Rodríguez.

Durante las audiencias desarrolladas en la Cámara del Crimen de Bell Ville hubo una gran cantidad de testimonios de personas que ubicaron al acusado en el lugar de la desaparición. Además el fiscal de Cámara, Pedro Guerra, aportó durante el proceso elementos e información de relevancia producto de los peritajes realizados en la zona.

Según la investigación, Rodríguez habría atacado a Mariela en la zona rural ese 25 de enero de 2014. Luego de abusar sexualmente de la mujer le quitó la vida por ahorcamiento. Utilizó la máquina agrícola que utilizaba en ese momento para trasladarla hacia un monte, a unos 20 kilómetros de donde produjo el ataque, donde cavó un pozo para depositar el cadáver.

Luego de 2 años de haberla atacado y asesinado le brindó a los investigadores la información precisa sobre el lugar donde estaba el cuerpo enterrado. Intentó a durante el juicio evitar ser condenado, argumentando que era inocente y que había observado a otra persona arrastrar a Mariela ese mismo día.

Sin embargo no logró su cometido y terminó condenado a prisión perpetua. Las pruebas y elementos que fueron apareciendo durante la instrucción y el juicio lo convirtieron en el responsable de la muerte de la mujer.

Cuando fue leída la sentencia del tribunal las hijas de Mariela, presentes durante todas las audiencias, se abrazaron y rompieron en llanto. Habían pasado más de 5 años para que finalmente se hiciese justicia con el asesino de su madre.