Cultura

De esto no se habla

En muchas oportunidades las personas o la sociedad se niegan o resisten a hablar de algunos temas. Lo hicieron algunos de los inmigrantes que llegaron a este país y poco contaron sobre su vida anterior, lo hacen e hicieron muchas personas o familias cuando no quieren que lo que consideran sus debilidades salgan a la luz, como en la película argentina “De eso no se habla” protagonizada por Marcelo Mastrioani quien se enamora de la hija enana (Alejandra Podestá) de una viuda (Luisina Brando). Y se hizo y sigue haciendo en relación a los desaparecidos y lo horrores perpretados por la
dictadura cívico militar de 1976.

Hoy, ese mirar para otro lado se ve interpelado en Marcos Juárez por 3 jóvenes, Candela Agusti, Rocío Patek y Matías Racca, la primera estudiante de periodismo y los otros dos de cine y televisión, los tres cursando el tercer año de sus respectivas carreras.

“Sentimos que no logramos lo que queríamos” dicen al ser entrevistados por LA INFO y al preguntarles por qué responden que querían que la sociedad se interese en el tema.

Ellos hicieron su propio proceso al decidir hablar sobre la dictadura argentina de 1976 a 1983. “Nunca me imaginé que la dictadura había tenido desaparecidos en Marcos Juárez” asume Matías y “nunca me dijeron en la escuela cómo fue la dictadura, las cosas que se hicieron”, cuenta Candela quien agrega “no imaginamos ahora una dictadura así, es importante estar conscientes de lo que pasó”.

Rocío, la iniciadora del proyecto, tiene como objetivo de este trabajo saber qué sentían los familiares de los desaparecidos, qué pasaba con ellos.
Como conocía a Matías, incluso habían trabajado juntos en Foco Producciones, armaron este proyecto juntos, luego de haber pensado en una ficción.
Necesitaban a alguien que se dedicara a la investigación periodística y en ese momento apareció una amiga de Matías, Candela.

Ya los tres juntos, pensaron en el título del trabajo: “Indeseables” porque sabían que así habían sido considerados en algunos sectores los desaparecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *