Locales

Debate sobre despenalización del aborto

Esta semana (martes y jueves), se llevaron a cabo las dos primeras jornadas de expositores que aportaron sus posiciones, conocimientos, investigaciones y emociones en relación a un tema que sin lugar a dudas es una deuda que el Estado mantiene con la sociedad, esto es: la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo o más conocido como “despenalización del aborto”. (Por Dra. Regina Rinaldoni M.P. 13-448)

Bajo la presidencia del  diputado Daniel Lipovetzky y los legisladores de las comisiones de Legislación General, Salud, Familia y Legislación Penal, recibieron y recibirán durante varias jornadas a más de 32 expositores diarios. La mitad de ellos (16) expusieron y expondrán los argumentos que consideran válidos para que definitivamente este proyecto se transforme en ley y la otra mitad (16) hicieron y harán lo suyo en relación a por qué consideran que la situación debe permanecer statu quo.

El artículo 86 del Código Penal Argentino determina que el aborto está permitido en dos situaciones. La primera, cuando la vida de la madre corre peligro; y la segunda, cuando proviene de la violación o de un atentado al pudor sobre una mujer idiota o demente. Norma evidentemente desuetuda, no ajustada a derecho y asistemática. Frente a esto, el único avance –relativo- se dio en el ámbito de la jurisprudencia con los pronunciamientos del Alto Cuerpo en el caso “Fal” cuando precisa el alcance del aborto no punible, aclara un aborto sin necesidad de autorización judicial
previa ni temor a sufrir una posterior sanción penal. La Constitución y los tratados de derechos humanos no sólo no prohíben la realización de esta clase de abortos sino que, por el contrario, impiden castigarlos respecto de toda víctima de una violación en atención a los principios de igualdad, dignidad de las personas y de legalidad.

Sin lugar a dudas, la frustración de la ley penal en todas las funciones previstas para la pena, hizo que la lucha de diferentes sectores sociales – principalmente el feminismo- insista incansablemente en que este proyecto sea debatido en el Congreso, basándose en la realidad que arrojan estadísticas –siempre parciales- de muchísimas muertes y graves consecuencias en la salud de las mujeres que realizan esta práctica en la clandestinidad.

Por fuera de la discusión filosófica, moral o religiosa, se pone sobre el tapete discutir qué hacemos con la realidad que nos choca de frente. Hasta el momento 14 informes incorporados a nuestro país por parte de organismos internacionales de derechos humanos aconsejaron a la Argentina despenalizar la práctica del aborto para evitar que sigan muriendo mujeres de todas las edades posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *