Locales

Duras críticas de Cambiemos a los gobiernos provincial y nacional

Con ciertos rasgos que recuerdan a los discursos de los grupos anticuarentena, el concejal oficialista Germán Romagnoli realizó duras críticas a los gobiernos provincial y nacional. Lo hizo en la sesión del Concejo Deliberante del miércoles mientras fundamentaba los descuentos de impuestos municipales a comerciantes perjudicados por la pandemia. Ya la semana anterior la presidenta del cuerpo, Sara Majorel, había cuestionado al Gobierno Nacional por haber «cerrado las instituciones de la república».

Romagnoli destacó el acompañamiento del municipio a las empresas e industrias mientras que la Empresa Provincial de Energía (EPEC) «envía a los comercios facturas de 10, 20 y 30 mil pesos por consumos que no se realizaron y que fueron estimados de acuerdo al consumo en períodos de años anteriores». Por otra parte, señaló que el Gobierno de la Provincia de Córdoba «no ha previsto ninguna ayuda impositiva, por el contrario, los débitos automáticos de rentas siguen llegando puntuales a las menguadas cuentas bancarias».

Con respecto al Gobierno Nacional, calificó como «extraña ayuda» que «promociona un subsidio muy engorroso de gestionar y difícil de conseguir». Insistió con «la lógica incertidumbre provocada por la pública y explícita amenaza de quedarse con parte de nuestras empresas y comercios, en extravagante compensación por la ayuda otorgada».

La respuesta fue de la concejal de Marcos Juárez Somos Todos Virginia Tomassini quien le recordó la excepcionalidad de la situación en este tiempo, tanto en el país como en el mundo y que, pese a la difícil situación, llegan el IFE, los ATP, créditos, tarjetas alimentarias, subsidios a clubes, entre otros aportes, que «no consideramos dádivas -como las había calificado Romagnoli- sino un aporte que tiene que hacer un Estado en el corto plazo ante una situación de excepcionalidad».

La misma concejal le había respondido a la presidenta Majorel en la sesión anterior al recordarle que en la república hay división de poderes por lo cual no se puede acusar a uno de decidir sobre los otros.