Locales

“El hospital está en un buen momento, aunque siempre hay para mejorar”

Entrevistados por este medio, los dos profesionales mencionaron que desde hace varios años viene aumentando exponencialmente la cantidad de gente que se atiende en el hospital, incluso muchos de los monotributistas que antes acudían a la medicina privada, ahora van al hospital. Esto significa que estén con una demanda muy alta, a pesar de haber aumentado la oferta de servicios.

“Hace 7 años atrás, por día de guardia se veían alrededor de 150 pacientes y hoy estamos cerca de los 300. Por eso nos vimos obligados a aumentar el número de médicos de guardia. Esos médicos están las 24 horas en el hospital, donde comen y duermen. También tenemos guardias pasivas, son los médicos que van 3 o 4 horas a la mañana y después quedan en disponibilidad para cuando son llamados. Lo que hicimos fue refuncionalizar y ponernos un poco más exigentes a partir de la oficina de personal, lo cual significa que en algunas áreas, con
menos médicos, brindamos más atención”, precisaron Foresi y Favila.

Destacaron también el salto cualitativo de los servicios de obstetricia y ginecología ya que ahora hay un médico en guardia permanente. Hoy cuentan en guardia permanente con 2 médicos, un obstetra, un pediatra y otro médico en terapia intensiva, más los enfermeros. Esto hace que muchas personas, en casos de urgencia, opten por el hospital
donde se hacen la primera atención y después, con su obra social, se derivan a un centro privado.

El personal del hospital asciende a 250 personas, más los contratados de empresas que están tercerizados, en la parte de limpieza, cocina y lavadero, que serán unas 15 personas más. Como balance, los directivos destacan la gestión que están realizando ya que con los recursos que se obtienen de las obras sociales que atienden más la colaboración permanente de la cooperadora, pudieron comprar las dos máquinas de anestesia, el laboratorio
nuevo, una lámpara en el quirófano de última generación, un sillón de partos eléctrico que da comodidad
a las embarazadas. Esto, más el médico permanente, influyó en la disminución de la cantidad de cesáreas y el aumento de partos. “Del 80 a 87 % de cesáreas, ahora la hemos reducido a alrededor de 55%. Los organismos internacionales piden un 50%, estamos cerca”, señalaron.

Nota completa en edición impresa