Zona Rural

Se sembró el 50% de soja primera en la última semana

“Estamos a pleno”, señalaban los técnicos y no era para menos: en apenas 7 días se sembraron 1,7 M de ha, la mitad de la soja de primera. La capacidad de siembra vuelve a sorprender, el año pasado se  había alcanzado a sembrar 1,1 M de ha en siete días, algo que parecía insuperable. Las lluvias de fines de octubre fueron claves para que suceda esto: destrabaron una situación muy difícil y alcanzaron a toda el área, incluyendo el norte y oeste de GEA, zonas que tenían un déficit hídrico de 120 a 180 mm.

En total se avanzó sobre el 52% del área intencionada, cubriendo prácticamente 1,8 M ha soja de primera de la región. La humedad para la siembra es buena aunque en algunas zonas comienza a escasear. «Se va a sembrar hasta el sábado y luego se esperará la lluvia”, comentan los ingenieros de Cañada de Gómez y Villa Eloísa. El tiempo corre para las áreas que arrastran todavía la falta de agua que dejaron los últimos 6 meses. Y nadie quiere perderse esta oportunidad y retrasar aún más una siembra que largó tarde.

Fallas en la emergencia podrían limitar el potencial del maíz Al cultivo le jugó en contra las heladas tardías y en muchos lotes se ven menos plantas y desparejos. Y esto no es algo que haya pasado en forma puntual, porque de esto hablan los ingenieros de Carlos Pellegrini en Santa Fe, La Violeta en Buenos Aires y Marcos Juárez en Córdoba. Y allí, los técnicos advierten que no se logró el stand de plantas deseado por temperaturas frescas, escasez hídrica y deficiencia de vigor. “Hay un 20% menos de stand de plantas y desuniformidad temporal. Esto le pone una limitante al techo de rinde.

Incluso en ambientes con napa, que se apunta a 140 qq/ha, ahora el potencial seria 125 a 130 qq/ha”, explican. El maíz expande su segunda a sexta hoja mientras se realizan los repasos de controles para malezas y las fertilizaciones pendientes.

En la recta final, ¿al trigo le queda un as bajo la manga? En pocos días comienza la cosecha de trigo en la región y el cereal se juega su última carta. A poco de finalizar el ciclo, los días frescos son ideales para el buen llenado de granos y esta puede ser la oportunidad del cultivo para recuperar algunos quintales.

En Cañada Rosquín se habla de un aumento de un 40 a 50% del rinde, aunque no dejan de ser rindes bajos: “donde se esperaban 10 qq/ha van a terminar con 15qq/ha y donde se estimaba cosechar 15 qq/ha ahora van a estar en 22 o 24 qq/ha». En Cañada de Gómez, Carlos Pellegrini y Marcos Juárez las lluvias llegaron tarde, no hay posibilidades de compensar los efectos de la sequía, pero el agua le puso un piso al rinde. El rinde promedio de trigo se mantiene en 29 qq/ha para la región núcleo, pero podría haber buenas noticias.

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario