policiales Regionales

Jóvenes se movilizan para protestar por grave caso de apremios ilegales

180728_imgLa comunidad de Justiniano Posse se movilizará durante la mañana de hoy bajo la premisa: “No a la violencia”, luego de la denuncia realizada recientemente por familiares de tres jóvenes que dijeron haber sido agredidos por agentes policiales luego de ser detenidos.


La convocatoria a esta medida de protesta comenzó a circular días atrás a través de las redes sociales, mientras se daban a conocer los detalles de los apremios que habrían sufrido los chicos en la comisaría local.
Los tres coincidían en su relato en relación a lo que habían padecido en la alcaidía el fin de semana pasado
Ariel Hilves, uno de los jóvenes agredidos, expresó al sitio “Estás en Posse”: “No queremos que esto le pase a nadie, que nadie viva lo que yo viví. Es como volver al pasado, a los militares cuando torturaban gente. Con mi familia pensamos que los chicos tienen que salir a divertirse, a pasarla bien, y no queremos que nadie sufra como nosotros”.
Junto a su hermano Alexis de 18 años y Luciano Nardi, de 19, estuvieron detenidos este fin de semana pasado por causas que aseguran desconocer.

Según el relato de Ariel “se divertían normalmente en un boliche de Justiniano Posse, cuando cerca de las 5 de la mañana, Luciano salió del local y cuando intentó volver a entrar los efectivos le dijeron que no podía, que busque otra puerta, por lo que el joven ingresó por otra entrada”.

Momentos después uno de los integrantes del grupo fue tomado por detrás por agentes que estaban en el lugar e intentaron sacarlo por la fuerza, rociándolo con gas pimienta.
Alexis le volcó agua mineral para ayudarlo pero fue “golpeado, ocasionándole una lesión en la cabeza”. Luego, los agentes policiales los llevaron detenidos a ambos.
Al enterarse de lo ocurrido, Ariel llamó a sus padres, volvió a la confitería a ver qué había pasado e intentó hablar con una policía. “Se ve que les había molestado que les consulte el nombre, me empujaron, discutimos, le dije que ya me iba, y cuando me di cuenta me empujaron arriba del patrullero. Me subieron a la camioneta llevándome detenido a mí también”, relató.
Una vez en el calabozo, los jóvenes recibieron la visita de un abogado, quien les dijo que en algunas horas iban a salir.
Sin embargo, a media mañana del domingo “se abrió la puerta y me llevan a una habitación donde había una silla de plástico. Luego entraron como cuatro policías al menos y me pusieron una bolsa de nylon en la cabeza. Con una mano me taparon la boca y me empezaron a pegar”, relató Ariel.
Cuando volvió al calabozo fue retirado de igual manera su hermano, quien habría sufrido las mismas agresiones.
Los jóvenes en su relato agregaron que “media hora después abrieron la puerta y efectuaron dos disparos del gas pimienta nuevamente”.
Finalmente, los trasladaron al patio donde los obligaron a lavar los coches de la Policía y a las 15 aproximadamente los dejaron ir en libertad.
Por su parte, el subcomisario Juan Loyola, titular de la comisaría desestimó las denuncias y argumentó que “el gas pimienta pudo haberlo arrojado cualquier concurrente porque es de fácil adquisición”.
A raíz de las lesiones sufridas los padres iniciaron acciones legales y solicitaron la presencia del intendente Gerardo Zuin.
Al mismo tiempo, los jóvenes de la localidad comenzaron a convocar a una movilización que se realizará hoy a las 11.30 y finalizará con el abrazo a la Plaza Manuel Belgrano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *