Regionales

Policía Ambiental trasladó una mona rescatada en Saira

Personal de Policía Ambiental -dependiente del Ministerio de Coordinación- trasladó una mona carayá de aproximadamente 7 años y medio desde la ciudad de Córdoba hasta La Cumbre, donde quedará al cuidado del Proyecto Carayá. El animal se encontraba en Saira, donde llegó desde muy pequeña y estaba al cuidado de una familia.

El animal se encontraba en una vivienda en la localidad de Saira, departamento Marcos Juárez, a donde aparentemente llegó siendo una cría desde la provincia de Chaco. En la localidad, la familia que la tenía como mascota decidió entregarla a las autoridades cuando empezó a tener dificultades para cuidarla, ya que no se trata de una especie doméstica.

Antes de integrarse al grupo de monos de La Cumbre, la mona será examinada por los especialistas de la reserva, quienes observarán su situación sanitaria, su comportamiento y mascotización.

“El ejemplar empezó a manifestar sus hábitos silvestres, lo cual trajo problemas a la familia que decidió entregarla. La trasladamos al complejo de monos carayá de La Cumbre porque es un animal que debe vivir en grupo”, dijo Adrián Rinaudo, director de Policía Ambiental.

Y agregó: “El mascotismo de fauna silvestre le hace mucho daño a los ecosistemas. Por eso el mensaje es claro: no tenemos que mascotizar a la fauna silvestre porque la condenamos a estar toda una vida en cautiverio solo por querer tener a los animales en nuestros hogares”.

Los monos carayá (Aloutta carayá), también conocidos como monos aulladores, son animales que necesitan vivir agrupados con otros formando monadas de entre cinco y 19 individuos. En estado silvestre se alimentan de hojas, brotes y frutas.

En nuestro país podemos encontrarlos en Chaco, Corrientes, Formosa, Misiones y Santa Fe. Es uno de los mamíferos más comercializados ilegalmente como mascota y, sumando a la destrucción de su hábitat, actualmente se colocan en la categoría Vulnerable según la Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (SAREM).