Salud

¡Socorro! La pandemia afectó mi aparato digestivo

Las medidas de aislamiento que se nos pidieron a todos los argentinos para retrasar el contagio de coronavirus han implicado un cambio en el estilo de vida de la mayoría de nosotros. Por supuesto el aparato digestivo no queda exento de estos cambios y la repercusión en la aparición de nuevos síntomas o reagudización de síntomas antiguos es una consulta frecuente en el consultorio de gastroenterología.


El estrés es un disparador que hace que el organismo libere sustancias o mediadores activos que influyen directamente en el funcionamiento de todos los componentes del tubo digestivo, es por eso que también algunos autores llaman al intestino: “el segundo cerebro”. Por lo tanto las personas que están transcurriendo la pandemia con niveles altos de estrés es normal que hayan experimentado síntomas gastrointestinales que habitualmente no padecían, por ejemplo: reflujo, pirosis, náuseas, vómitos, dolor abdominal y /o diarrea.

Existe una relación estrecha entre cuestiones emocionales como angustias, tristezas, fobias y el síndrome de intestino irritable y la dispepsia; estas últimas, son dos trastornos funcionales muy frecuentes en gastroenterología.

El síndrome de intestino irritable (problema que padece entre un 16 y un 30% de la población, en su mayoría mujeres entre los 20 y 50 años) se caracteriza por dolor de panza, asociado a gases, diarrea y/o constipación sin alguna causa orgánica que lo justifique.

Y la dispepsia se define como un malestar en la parte superior del abdomen que se presenta como sensación de ardor, hinchazón o digestión lenta, siempre habiendo descartado también, alguna causa orgánica.

Los perjuicios de la cuarentena

Según una encuesta realizada por el Instituto de Tecnología de la UADE (Universidad Argentina de la Empresa) en hogares del Área Metropolitana de Bs. As. entre el 31 de marzo y el 9 de abril del 2020, en cuarentena, hubo un aumento en el consumo de alimentos dulces ; éstos, producen mayor fermentación y por ende mayor cantidad de gases y distensión abdominal.

Comer fuera de horario, consumir mayor cantidad de bebidas alcohólicas o gasificadas, comer acostados mientras miramos series en TV, etc, son hábitos que también empeoran la digestión.

Por otro lado la falta de actividad física no colabora en la mejoría de los cuadros gastrointestinales, sino todo lo contrario.

Con frecuencia, recomiendo actividades aeróbicas para mejorar el tránsito intestinal (caminatas, ciclismo o algún deporte con pelota), pero el encierro llevó a que muchas personas suspendan su actividad deportiva habitual y esto, sumado a un cambio en los horarios de sueño y a los hábitos anteriormente nombrados , colaboran a que el aparato digestivo pierda sus rutinas y con esto su funcionamiento cotidiano.

Consejos para reordenar

Aquí les dejo algunos consejos para comenzar a “ordenarlo” nuevamente
• Respetar las 4 comidas diarias, y que sea la cena la comida de menor cantidad.
• Dedicarles una tiempo prudencial a cada comida ( al menos 20 minutos por cada una)
• No abusar del consumo de mate a toda hora, es preferible alternar con otras infusiones o jugos naturales.
• Comer más frutas y verduras, pero no excederse con las hojas verdes, ya que al intestino le cuesta bastante digerirlas.
• Hidratarse bien!!!Tener a mano una botella de agua mientras se realizan los quehaceres diarios y no sólo al hacer deporte
• Volver a la actividad física paulatinamente
• Evitar el consumo de cigarrillos.

No dudes en consultar a tu médico de confianza ante la aparición de nuevos síntomas….podemos ayudarte a que el estrés y el sedentarismo provocado por la pandemia no afecten tu correcto tránsito intestinal.

* Médica Gastroenteróloga
MP : 37005/3 . ME 17089
TE contacto: 3472625257
instagram: @dra.delosriosale