Regionales

El desafío de legislar en tiempos de Coronavirus

El año 2020 ha sido un año atravesado por desafíos, cambios y esfuerzos de los que no ha escapado el Poder legislativo de la Provincia de Córdoba, por lo que en las presentes líneas me animo a tejer reflexiones al respecto. (Por Julieta Rinaldi, Legisladora de Hacemos por Córdoba)


Comencé el año legislativo presidiendo la Comisión de legislación general, la que posee carácter permanente junto a las veintidós comisiones que ostentan el mismo estatus, además de integrar, como miembro titular, las comisiones de Asuntos constitucionales, Justicia y acuerdos; y la de Economía, presupuesto, gestión pública e Innovación.

Dichas comisiones tienen diversas funciones, que se encuentran plasmadas en el reglamento interno de la Unicameral, abarcando una serie de temas propios y, en el caso de la comisión de legislación general, un rol de revisión de aquellos proyectos que, por su naturaleza, se gestan en el seno de otra comisión. Todas las comisiones permanentes han tenido una profusa actividad a lo largo de este particular año, donde se ha adaptado la modalidad de trabajo migrando de reuniones presenciales a virtuales.

En este sentido, debo decir que nuestra provincia de Córdoba ha sido una de las pioneras en implementar esa modalidad, incluso para las sesiones legislativas. También desde este año, me encuentro presidiendo el órgano encargado de enjuiciar a magistrados y funcionarios del poder judicial y Ministerio público. Es a este órgano -denominado Jurado de enjuiciamiento- a donde puede acudir cualquier ciudadano a formular denuncia contra los funcionarios mencionados, con excepción de aquellos a los que les es aplicable el procedimiento de juicio político.Solo en caso de darse supuestos de profunda gravedad, que se encuentran previstos en nuestra constitución de Córdoba, de debe formular una denuncia.

Así, por causales gravísimas como el mal desempeño, negligencia grave, morosidad en el ejercicio de funciones, desconocimiento inexcusable del derecho, comisión de delitos o inhabilidad física o psíquica, puede acudirse al órgano para que, mediante el procedimiento de ley, se pueda dar lugar a una potencial destitución del denunciado.

El compromiso con el que abordé tan elementales funciones dentro de la estructura de la organización política, de rol institucional clave -entre otras instituciones de cabal importancia- para el ejercicio regular del sistema democrático, me alentó a arbitrar los medios y recursos para lograr el funcionamiento normal en épocas donde debimos resguardarnos y aislarnos a razón de la pandemia.

Los medios tecnológicos, en los que ha venido invertido nuestra provincia, nos han servido de ayuda para afrontar los desafíos que representó el trabajo remoto bajo la nueva normalidad, cuyas notas positivas probablemente nos acompañen una vez superada la situación excepcional que nos ha tocado atravesar a nivel mundial. Nos hemos visto obligados a acudir a las tecnologías de la información y comunicación, herramientas que nos facilitaron el acercamiento y funcionamiento en épocas de aislamiento y distanciamiento, pero que, también, a raíz de su uso, nos han permitido advertir otros problemas asociados a la ausencia de las mismas: la brecha digital presente en sectores en situación de vulnerabilidad.

Avizorar y detectar problemas nos ha hecho replantearnos objetivos y agenda, por cuanto el primer paso para resolver dificultades es identificarlas con claridad. Esto hace que surjan nuevas necesidades como la de invertir en innovación tecnológica y la de promover la inclusión digital de todos los sectores.

Soy defensora de rever, autoevaluarse y cuestionar, porque todos esos pasos se encuentran en la génesis de cualquier construcción a futuro, sobre todo en esta inteligencia de intentar revertir dificultades.

Entiendo que ha sido un año de desafíos, reflexiones y puesta en escena de nuevos horizontes, marcado por un hito histórico, donde, más allá de cualquier diferencia, ha reinado el esfuerzo mancomunado de todos los sectores, y es esa gesta de voluntad, esperanza y necesidad de forja de futuro la que debe acompañarnos para adelante y la que estoy dispuesta a asumir.