Regionales

Graves destrozos dejó la tormenta en el sudeste

leonestormenta004
En Leones se registraron daños de consideración en la zona urbana (Foto: Nuevo Día)

La intensidad del viento registrada en la noche del lunes dejó serias consecuencias materiales en localidades del sudeste cordobés, entre ellas Leones donde la Municipalidad realiza tareas desde las primeras horas de la mañana del martes para reacondicionar los sectores más afectados. Además Monte Buey, Justiniano Posse y Marcos Juárez sufrieron el temporal. EPEC trabaja en la línea que llega desde Villa María por la caida de 13 columnas.

Pasadas las 23 horas del lunes comenzó el fuerte viento que llegó a medir más de 120 kilómetros por hora de intensidad. El Servicio Meteorológico Nacional había emitido una alerta horas antes sobre la posibilidad de recibir una fuerte tormenta en la zona.

El periodista de Urbana FM Lucas Callegaris contó a LA INFOSEMANAL que el fuerte viento «provocó la caída de innumerables árboles, ramas y postes, el corte de cables de distintos servicios y la voladura de chapas. Hubo destrozos en diferentes espacios públicos, viviendas e instituciones, y hasta la caída de tapiales y paredes».

Y agregó que desde la Municipalidad informaron que el viento provocó voladura de dos techos y daños en algunas instalaciones del Parque Industrial. El acceso al Parque Fiesta Nacional del Trigo fue clausurado debido a los daños.

Debido a los destrozos generados, personal de la Municipalidad y EPEC trabajan desde las primeras horas en distintos sectores de Leones para reestablecer el servicio de energía.

En Monte Buey, la Cooperativa Eléctrica informó que hubo árboles y ramas caídas. La energía se cortó directamente desde la central de Villa María y se reestableció a las 2.45 horas. Al sur de la localidad un árbol tumbó un poste y al norte, en el campo María Juana fueron derribados tres postes de energía.

Mientras que desde la empresa provincial, pero con sede en Marcos Juárez, explicaron que fueron 13 las columnas caídas en toda la zona. Todos pertenecen a la línea que parte de Bell Ville y recibe energía desde Noetinger y Villa María.