Locales

“Las flexibilizaciones nos permiten circular, pero es cuándo más tenemos que cuidarnos”

Desde el fin de semana la ciudad comenzó a tener una mayor movilidad como resultado de las flexibilizaciones que llegaron tras la resolución del COE y el decreto del Ejecutivo Municipal. Al respecto, la Secretaria General de Servicios, Verónica Crescente, se refirió a los controles, el sistema de salud y la tarea que desarrolla el municipio.


¿Cuál es la situación de la ciudad, en cuanto a flexibilizaciones, luego de la última resolución del COE?

Verónica Crescente: El nivel de flexibilizaciones en este momento es el regreso de todas las actividades que al 12 de julio cuando se implementó el cordón sanitario en Marcos Juárez. Se levantaron todas las suspensiones, con los protocolos previstos. Cabe destacar que todavía hay actividades que no fueron habilitadas, como los jardines maternales o lugares de enseñanza de idioma, están prohibidas por Decretos de Necesidad de Urgencia.
Los horarios forman parte de los protocolos, y eso se establece a través del COE Central.

¿La mayoría de los casos en la ciudad provinieron de reuniones sociales en la ciudad? ¿Porqué crees que se dio de esa manera?

V.C.: Cuando se hacen las investigaciones epidemiológicas de cada caso positivo, se detecta que en gran parte la mayoría de la gente se contagió por vínculos familiares o conocidos por reuniones sociales. Juntarnos a comer o hacer un encuentro por algún festejo. O bien dentro de las salidas que hago en el día paso a visitar a alguien conocido. Estas situaciones hicieron que las personas lleven también el virus a su área de trabajo y se da el contagio horizontal si no se cumplen las normas de bioseguridad. Por eso insistimos en que las flexibilizaciones nos permiten circular, pero es cuando más tenemos que usar los protocolos.

¿Crees que si continúan incrementando los positivos podría haber inconvenientes en el sistema de salud local?

V.C.: El sistema de salud local no es el mismo que hace 20 días atrás. Cuando esto comenzó estábamos con todo disponible como personal, camas o equipamiento. No solo por la cantidad de pacientes que hay que atender y contener, derivar a Villa María o aislar en el Centro materno. Estamos pensando en sumar otro espacio porque ya está colmada la capacidad. Hay mucho personal de salud afectado, porque son los que más contacto tienen con la patología y presentan mayores riesgos. Muchos grupos de este grupo se ven bloqueados, desde servicios de prestación médica hasta personas que tienen que estar en cuarentena.

¿Luego de la flexibilización de actividades protocolizadas, el municipio tiene un mayor compromiso y responsabilidad con los controles en la ciudad?

V.C.: Siempre tenemos el compromiso de controlar que se cumplan los protocolos de bioseguridad. Hoy es más complejo porque hay más espacios para revisar, y el personal de Seguridad Vial y Protección Ciudadana tiene otras actividades de rutina. Por ejemplo inspecciones bromatológicas o de tránsito.

¿Cuántas personas están abocadas desde la Municipalidad al trabajo de Covid en la ciudad?

V.C.: Son más de 100 personas las que están destinadas al tratamiento de Covid en la ciudad. Desde la atención telefónico, hacer la investigación epidemiológica, hisopar a contactos estrechos, integrar las mesas, testeos rápidos, persona para recolección diferencial de residuos, coordinación de actividades entre Hospital, Bomberos y Policía; además de sumar presencia en el control de ingreso a la Provincia.